4 comentarios

Adobe Creative Cloud y su nuevo modelo de suscripción: ¿nubes tormentosas?

Adobe_Creative_Cloud_logotype_with_mnemonic_RGB_verticalHace unos días Adobe anunció en su evento anual Adobe MAX la cancelación de futuras versiones de su Creative Suite, lo que popularmente conocemos como CS4, CS5 o CS6 (por nombrar las últimas), sustituyéndola por la Creative Cloud, que vienen a ser los mismos programas pero con un nuevo modelo de pago. Podríamos resumirlo en que se acabaron las llamativas cajas con los DVDs cada año y medio, pero no es del todo cierto pues ya se podían descargar las anteriores versiones desde la web. Lo verdaderamente importante es el modelo de pago, que cambia de licencia a suscripción. ¿que significa esto?

Como ya sabemos las licencias de software nos permiten usar el software de forma permanente en nuestro ordenador. No pagamos por su propiedad, sino solo por su uso: no podemos revenderlo, ni regalarlo, ni mucho menos modificarlo, solo tenemos permitido su uso según las condiciones del contrato, eso si, para siempre. Este es el modelo de pago más extendido en la industria del software, pero no el único. Otros modelos son el pago por servicio (como en Linux, donde el software es gratis pero no así los servicios), el de las tiendas virtuales tipo App Store de Apple, donde solo se paga una vez cuando se compra, o la suscripción, con pago periódico, bien mensual o anual. Si bien este último modelo es bastante habitual en nuestro entorno (suministro de agua, energía eléctrica, telefonía, televisión de pago, diarios y revistas, etc) no lo es tanto en el software.

Adobe introdujo Creative Cloud, su software con modelo de suscripción, en el Nab de 2012, y después de un año de rodaje ahora lo impone como el único modo de acceder a sus programas. Me refiero a las más recientes versiones, pues la Creative Suite CS6 continua en venta, y como dije al principio ésta será la ultima suite vendida bajo el modelo de licencia. Por tanto las nuevas versiones de los programas de Adobe presentados en el Max y disponibles a partir del 17 de junio ya solo podrán ser adquiridos como Creative Cloud (CC) bajo el modelo de suscripción. El precio de la suscripción varía, pues puede ser mensual o anual, por todo el conjunto de programas o por solo un programa. Así por ejemplo toda la suite costaría 61,5 € al mes en España con impuestos (738 € al año) por una suscripción anual. Recordemos que el precio de la licencia de la Creative Suite 6 Master Collection en España es de 3.537 € (con impuestos).

A primera vista con estos números es fácil de advertir que el precio de la suscripción es muy ventajosa, diriase que una ganga. Volveremos más adelante sobre ello.

Pero este cambio de modelo no va a ser fácil para Adobe, pues ha propiciado una reacción furibunda en muchos usuarios que lo ven como una traición por parte de la empresa de San José. En foros y blogs se esta debatiendo de forma vehemente sobre ello, la mayoría en contra, e incluso se ha promovido una acción en Change.org dirigida a los ejecutivos de la empresa para que reconsideren su decisión. En general se le achaca a Adobe una actitud arrogante al estilo de Apple acusándole de no escuchar a sus usuarios.

Si bien para muchos la principal objeción es simplemente que no quieren cambiar y desean continuar con el sistema de licencias antiguo, la controversia ha puesto de manifiesto las ventajas y desventajas de los distintos modelos de pago en particular y del futuro de las empresas de software en general. Parece que de estos modelos dependerá la viabilidad de muchas empresas, veanse los artículos de Aharon Rabinowitz y Oliver Peters. No soy un experto, al contrario, solo soy un usuario, así que no tengo una opinión bien formada, por tanto dejemos a los entendidos expresarse sobre ello, pero si puedo decir que la política informativa de Adobe no ha sido la más adecuada, ha sido muy opaca sobre sus intenciones a largo plazo con la Creative Cloud mientras que no ha explicado de forma convincente sus posibles ventajas durante el año transcurrido.

Claro que al usuario lo que le preocupa es su propia viabilidad, que sea capaz de seguir trabajando y produciendo. Como freelance autónomo que he elegido el software de Adobe como el principal en mi actividad laboral me parece bien el modelo de suscripción, pero entiendo algunas de las objeciones de los que no están a favor. La primera es las pocas opciones que se tienen con la suscripción: o toda la colección o solo un programa. ¿Por que no varios grupos de aplicaciones por sectores: vídeo, web, impresión, etc. a un precio entre medias? La segunda y más importante es que si no pago la suscripción no puedo abrir ninguno de mis trabajos, aunque solo sea para ver un detalle o un elemento en particular, o si quiero revisar un trabajo anterior, lo mismo que si en un periodo sin trabajo quiero seguir unos tutoriales de aprendizaje para mejorar mis conocimientos, por ejemplo. En todos los casos tengo que tener activa la suscripción, como mínimo pagando un mes.

Por ello creo que para un freelance como yo lo mínimo es una suscripción anual, mientras que la mensual es muy apetecible para las empresas cuando necesiten puestos de trabajo adicionales y solo de forma temporal.

Hagamos cuentas, pongamos un periodo de cinco años (pues un periodo más largo me parece muy aventurado tal como esta el panorama). Comprar la suite Production Premium (que es la que yo uso) serian 2.594 €, más tres actualizaciones (500 € cada una) en total me saldría por 4.094 €. Y digo tres actualizaciones para tener el mismo nivel de desarrollo, hipotético claro, entre ambos modelos. La suscripción anual por el mismo periodo serían 3.690 €, o sea 404 € menos (precios siempre con impuestos, según la tienda oficial de Adobe en España). Podemos concluir que hasta los cinco años me voy a gastar menos dinero con la suscripción que con el modelo de licencia, pero a partir del sexto año aproximadamente me empezaría a salir más cara la suscripción. No he incluido el descuento a los actuales clientes (variable según versión) pero también es un dato a considerar.

Este es mi caso particular, no todo el mundo usa los programas de Adobe de la misma manera, ni necesita usar las últimas versiones, cada uno se encontrará en una situación diferente, y no es lo mismo un freelance que una empresa con varios puestos de trabajo, por tanto cada uno deberá sacar sus propias conclusiones.

Aparte del coste, lo que más me atrae de la suscripción es la actualización continua del software. Lo que le pido a mi software es que me permita hacer mi trabajo, que no me limite, y que al mismo tiempo se mantenga a la par (sino mejor) en relación con la competencia, pues eso me permitirá a mi también ser competitivo. Según Adobe este modelo elimina las actualizaciones periódicas cada cierto tiempo propias del sistema de licencia (hasta ahora cada dieciocho meses de media) sustituyéndolas por actualizaciones al momento, o sea cuando estén listas. Así podríamos tener nuevas características cada pocos meses, dependiendo del grado de desarrollo, sin esperar a una fecha determinada. Por lo visto Adobe esta obligada a cumplir una serie de leyes al ser una empresa que cotiza en bolsa, entre las cuales la que impide nuevas características entre lanzamientos. En el pago por servicios (lo que en suma es la suscripción) tal ley no es de aplicación.

Pero tengo mis dudas, las nuevas funciones de los programas de Adobe se presentaron en el Nab y en el Max, y si hubo actualizaciones en este último año solo los usuario de la Creative Cloud lo saben. Creo que a finales de año, transcurridos seis meses, puede ser el momento adecuado para ver si Adobe ha cumplido lo prometido, si es verdad que el modelo de suscripción ha permitido que las actualizaciones lleguen a los usuarios cuanto antes, y que el software sea más potente y funcional que ahora. Se pagará por ello y por su uso. En suma se trataría de saber si los usuarios hemos salido beneficiados con el cambio.

¿Y tu que opinas? Me interesa saber que piensas sobre la Creative Cloud.

EDITO: Bien, parece que el debate esta dando sus frutos: John Nack de Adobe publica en su blog que «nunca deberías perder el acceso a tu trabajo», y da a entender que Adobe esta trabajando en una solución. Veremos.

4 comentarios

Leave a Reply