Sin comentarios

Tribulaciones con Resolve y SpeedGrade, parte 2

Recupero esta serie después de un mes y medio de mucho trabajo, aprovechando que la empresa australiana The Film Bakery ha escrito una entrada estupenda en su blog donde se explica el proceso de corrección de color de uno de sus espot, en este caso usando Resolve 9 por primera vez. La guinda del artículo es que te puedes bajar el proyecto junto con el material en ProRes. Esto te permite ver el material en su estado original y comprobar qué correcciones llevaron a cabo, posibilidad que me parece muy informativa. Pero para ello es imprescindible dominar algunos conceptos en Resolve, por lo que he estado practicando con la ayuda de su magnífico manual, lo que me ha permitido comprobar que Resolve (incluso la versión Lite que estoy usando) compite en otra liga: primero tiene opciones para todo, o casi ;-), y segundo necesita un equipo bien musculado para sacarle el mayor partido.

En paralelo al estudio del proyecto en Resolve inicié la tarea de replicar la corrección en SpeedGrade, para así poder comparar el proceso y las herramientas entre ambos programas.

El proyecto consiste en veintiocho planos, cada uno con su correspondiente fichero. Lo primero fue exportar una EDL desde Resolve para cargarla en SpeedGrade, pero la EDL exportada indicaba un único Reel (001) en todos los eventos, imposibilitando su uso. Como eran pocos los eventos modifiqué la EDL a mano y asigné a cada evento un nombre de reel distinto (001, 002, 003, etc). Ahora ya tenia un timeline en SpeedGrade con sus correspondientes reels, pero no identificaba fichero alguno, a pesar de leer el TC Source correctamente (como se puede observar en la figura). Al final tuve que asignar cada fichero de forma manual, afortunadamente no me llevo mucho tiempo, pero no es lo mejor,  pues con una EDL larga no sería factible. Por el contrario el mismo proceso en Resolve no tuvo ningún contratiempo, con la opción de usar el código de tiempo incrustado en cada clip la asignación de reels fue perfecta. Un tanto a favor de Resolve.

A pesar de leer perfectamente el TC incrustado en el fichero ProRes, SpeedGrade no fue capaz de cargar el reel.

Replicar en SpeedGrade la corrección empleada en Resolve no fue difícil, rápidamente logré resultados comparables, siempre y cuando entendamos las diferencias entre las herramientas de ambos programas. La más obvia es la ausencia de curvas en Speedgrade, pero casi tan importante es la diferencia en el control principal de negros: Lift en Resolve y Offset en SpeedGrade. No es un cambio de nomenclatura, si bien ambos controles sirven para ajustar el punto negro, su comportamiento difiere. Offset es una adicción y por tanto influye en toda la imagen por igual, mientras que Lift es el inverso de Gain, influyendo de forma proporcional en la imagen, de forma máxima en las sombras, menor en los medios y nada en el punto blanco. Así una corrección con Lift en Resolve implica usar Offset y Gain en SpeedGrade para un mismo resultado, y viceversa: usar Offset en SpeedGrade se replica en Resolve usando Lift y Gain. O usando Offset en Resolve, pues también dispone de este control, aunque un tanto arrinconado pues es el cuarto control en Primaries y Log grading.

El control de Offset (el primero por la derecha) es igual al de SpeedGrade, pero en Resolve se le asigna un papel diferente.

La otra diferencia mencionada, la ausencia de curvas en SpeedGrade, puede ser sustituida con un uso adecuado de los controles en la corrección tonal de SpeedGrade, mediante sombras, medios tonos y luces. No es lo mismo que el uso de curvas, pues no se dispone de la facilidad que proporciona la representación gráfica de estas, pero si logramos entender el funcionamiento de estos controles en las zonas tonales, se podrán alcanzar resultados casi equivalentes. Así por ejemplo estas dos curvas típicas que pongo como ejemplo, la primera donde se deprimen con fuerza los medios tonos y la segunda contrastando sin recorte la imagen, se consiguen en SpeedGrade usando los controles tal como vemos en las figuras. En ellas podemos ver la curva usada en Resolve junto con el scope de la corrección creada con la configuración de SpeedGrade que se ve debajo, permitiendo apreciar la similitud del resultado.

En esta corrección se usa el control de Offset de los Midtones, junto con el control de separación entre Midtones y Highlights, a la izquierda.

Esta curva que aumenta el contraste sin recorte (clipping) se consigue solo usando el control de contraste de los Midtones.

Lo que no tiene Speedgrade son las curvas de Hue de Resolve. Por lo demás máscaras, secundarios, galería, tracker, keyframes y scopes si tienen su equivalente en SpeedGrade, pero las herramientas de Resolve siempre son más completas, con más opciones y con menos limitaciones para su uso. Por no hablar de remote grading, timeline multipista, render queue, round-trip con NLEs, etc carencias que deprimirían al seguidor de Adobe más acérrimo. Todo este arsenal y potencia de Resolve, y por el contrario la ligereza de SpeedGrade, se refleja en el rendimiento de ambos. Así en Resolve cuando la corrección se complica o se emplea material con resoluciones altas la dificultad se manifiesta en una reproducción a menor cadencia (además del mayor ruido de los ventiladores de la gráfica), mientras que en SpeedGrade por lo general se mantiene la reproducción sin pestañear.

Sirva como ejemplo, aunque no sea muy elaborada, la siguiente prueba que hice en mi equipo particular, equipado con una gráfica Nvidia Fermi (GF110), usando el filtro gaussian blur en ambos programas, ajustado a ojo a un valor parecido. Pues bien, Resolve empieza a perder rendimiento a partir del octavo nodo (22 fps), siendo ya evidente en el nodo 13 (15 fps). Por su parte SpeedGrade empieza a perder rendimiento a partir de la capa 22, y con 30 capas su ratio solo es un poco menor, pero no inferior que Resolve con 13. Ya sé que no es una comparativa muy científica pero da una idea de lo que quiero decir. No en vano BMD recomienda configuraciones con varias tarjetas gráficas, donde SpeedGrade solo necesita una única tarjeta.

Por ello es posible que las limitaciones de SpeedGrade no sean gratuitas, sino el precio a pagar por desarrollar un software de color grading a la vez poco complicado de usar y de gran rendimiento. Veremos como evolucionan, pero a la velocidad que lo hace Resolve, una versión por año, dudo que se le pueda alcanzar. De momento bastante trabajo tiene por delante Adobe para solucionar las principales carencias y limitaciones de SpeedGrade.

Leave a Reply