16 comentarios

Radiografía de un equipo de edición auto-construido

Muy a menudo me encuentro en los foros con consultas sobre qué hardware comprar para configurar un equipo de edición de vídeo, ya que hay gente que como yo prefiere construirse sus propios equipos. No es una cuestión sencilla, a la oferta de hardware disponible se suman los requerimientos que cada uno precise, pues no es lo mismo que vaya a ser utilizado para edición offline, para AVCHD o para finalización, por poner tres ejemplos representativos. No es intención de esta entrada dar respuesta a estas cuestiones, más bien me centraré en un equipo en concreto, que espero les pueda servir de ejemplo.

En este caso en particular se partía ya de una base, un equipo que había configurado cuatro años atrás y que ahora se debía actualizar. Este equipo pertenece a la prestigiosa productora canaria Alas Cinematografía, especializada en documentales de naturaleza, y le permite finalizar todos sus productos en su propio estudio. El sistema estaba basado en el software creativo de Adobe CS3 (Premiere y After Effects) y en la tarjeta de vídeo Decklink HD Extreme de Blackmagic Design. Con él se había finalizado una serie documental de ocho capítulos en Pal 16:9, además de dos trabajos en Alta Definición, siempre usando el códec sin compresión de BMD, gracias a un RAID 5 de 3 TB mediante una tarjeta RocketRAID 3510 de HighPoint.

A la hora de abordar el conformado en HD (ya que se había rodado originalmente en Alta Definición) de la serie documental para su venta en el mercado internacional, se decidió actualizar el equipo tanto en software como en hardware, partiendo de un presupuesto ajustado. Por lo tanto, si para usar la nueva Creative Suite 5.5 de Adobe era inevitable nuevo hardware, se mantendría la tarjeta Decklink y la tarjeta RocketRAID, que tan buenos resultados habían dado. La idea era la de construir un equipo de calidad, que permitiese trabajar con material en HD sin compresión, máxima fiabilidad, y que no se saliera del presupuesto disponible. Aquí la clave es la elección equilibrada de los componentes a ensamblar, de modo que además de calidad tengan amplia disponibilidad para que no se disparé su coste. Estos son los componentes que se compraron:

Placa base……………………    Asus P6X58D-E
procesador……………………    Intel Core i7 980 3.33Ghz
memoria………………………    G.Skill Ripjaws DDR3 1600 3x4GB x2
tarjeta gráfica…………………    Gigabyte GTX570 GV-N570OC
carcasa………………………..    Antec P183 V3
disipador procesador………..    Noctua NH-U12P SE2
ventilador………………………   Scythe Slip Stream 120×120 800rpm
fuente alimentación………….    Corsair AX850 850W Modular
disco duro sistema…………..    WD VelociRaptor 300GB
sistema operativo…………….    Windows 7 Profesional 64bits OEM
Teclado-ratón…………………    Logitech Wireless Combo MK520
DVD-Blu-ray…………………..    Sony Optiarc BD-5300S Grabadora
monitor ordenador……………    Monitor Dell U2311H x2

La placa base esta basada en el chipset X58 de Intel, es una plataforma ya madura (dos años en el mercado) que se mantiene todavía como la más potente en el segmento Desktop. Con un procesador Nehalem de seis núcleos y 24 GB de Ram se adapta perfectamente a la nueva arquitectura multiproceso de 64 bits de Adobe, y con la expansión PCIe necesaria para albergar las tarjetas Decklink y RocketRAID. La carcasa Antec P183 esta muy bien ventilada, viene con dos ventiladores de bajo ruido de 120mm en la parte trasera, a los que se añadió uno del mismo tamaño en la parte delantera, para ventilar el espacio disponible para montar los cuatro discos WD Caviar Black de 1 TB del sistema RAID. Otro elemento clave es la fuente de alimentación, que aparte de su potencia, eficacia y estabilidad debe contribuir con una racional distribución de los cables de alimentación, para no obstaculizar una buena circulación del aire.

En la foto podemos observar el generoso disipador con dos ventiladores (que puestos en modo silencio en la bios no hacen prácticamente ruido), los 24 GB de ram (con su disipador rojo), y la disposición interna de todo el conjunto. La tarjeta más grande es la gráfica (con dos cables de alimentación), que ocupa dos slots, debajo se encuentra la Decklink, con la RocketRAID en el último slot PCIe 16x, de la que parten los cables a los cuatro discos duros en el compartimento inferior, frente a la fuente de alimentación. A pesar de que prácticamente todo el espacio esta ocupado (solo queda libre un viejo slot PCI 32 bit en la placa, de uso nulo, y tres bahías de 5.25 en la parte superior de la carcasa), la sensación no es de abigarramiento, al contrario da la sensación de amplitud.

Si bien particularmente prefiero un único monitor de 30 pulgadas, por motivos de coste se adquirieron dos monitores Dell IPS de 23 pulgadas, que también proporcionan un amplio espacio para el escritorio de trabajo. La tarjeta gráfica también es un elemento importante desde que Premiere hace uso de la GPU para acelerar varios procesos. Se eligió una GTX570, a mi juicio la más equilibrada en precio/rendimiento, ya que una buena Quadro quedaba fuera de presupuesto (que prefiero por la estabilidad de su controlador). En todo caso de la amplia gama disponible se eligió una gráfica bien ventilada y de bajo ruido.

La tarjeta raid RocketRAID 3510 de HighPoint tiene un coste no muy elevado, y el rendimiento en sus cuatro años de uso ha sido excepcional, sin pérdida alguna de datos. Ya se le cambió al raid uno de los discos hace un año y no hubo problema al reconstruir el volumen Raid 5, en una noche quedo operativo de nuevo. Lo mejor es que se puede cambiar entre distintas maquinas sin necesidad de configurar nada, al instalar el pequeño controlador al instante Windows reconoció el volumen.

Una tarjeta de vídeo como la DeckLink es imprescindible en un equipo de edición como éste, ya que dispone de entrada/salida por SDI y monitorización broadcast, además de sus códecs sin compresión.

El equipo en su lugar de trabajo

Al siguiente día de su ensamblaje el nuevo equipo estaba completamente operativo y se comenzó el trabajo, y en estos diez días de uso a pleno rendimiento solo he encontrado un pequeño problema, derivado de la antigüedad de la tarjeta de vídeo Decklink HD Extreme (cuatro años), ya que si bien el último controlador de Blackmagic funciona con ella, al cambiar de formato de captura, de 1080i a 720p, el equipo se cuelga. El problema se ha solucionado siguiendo una estricta secuencia de acciones (cambiar el ajuste, cerrar Premiere, cambiar de formato el magnetoscopio, abrir Premiere, capturar) y desde entonces ningún problema.

Podéis encontrar más información sobre hardware para Premiere Pro (mi software de edición desde su reescritura en 2005) en el foro de Adobe, donde destacan los consejos de Harm Millaard. La web PPBM5, también de Millaard y Bill Gehrke, es una excelente fuente de información, con varias pruebas de rendimiento y una base de datos con ellas, y para tarjetas gráficas la página de David Knarr, con amplia información y un programa que te permitirá realizar el hack de forma automática para las tarjetas no aprobadas por Adobe. También en este mismo blog podéis leer un pequeño artículo sobre tarjetas gráficas que escribí al poco de salir la versión CS5.

16 comentarios

Leave a Reply