2 comentarios

Calibrando el monitor

CalibrationSummaryDetailedPara cualquier profesional el disponer de buenas herramientas es de suma importancia. Para nosotros, que trabajamos la imagen, la precisión de nuestras herramientas es mucho más importante que su robustez o diseño. No en vano la composición y el color tienen un fondo matemático, numérico, que al final quedará representado por puntos de color sobre una pantalla. Y si esta pantalla no muestra con fidelidad el color, estaremos haciendo mal nuestro trabajo, o como mínimo de forma incorrecta. Aunque algunos no sean consciente de ello.

Hace un par de semanas adquirí el calibrador i1display2 de Xrite, en parte para calibrar mi monitor de ordenador, primer paso en la cadena de trabajo, en parte para aprender a calibrar monitores de vídeo, el eslabón menos tomado en cuenta. Hasta los mejores monitores necesitan ser calibrados periódicamente.

Calibrar el monitor de ordenador parece muy sencillo. El software de Xrite que viene con el calibrador lo puede hacer de modo automático, o con intervención del usuario, opción recomendada. En mi caso la calibración fue la estándar (punto blanco a 6500 K, balance de color equilibrado, gamma de 2,2 y luminancia a 120 cd/m2) y no me llevo mucho tiempo.

Calibrar un monitor de vídeo ya es otra cosa. Aparte del calibrador se necesita software especifico para ello, y también se requiere buen ojo y conocimientos de lo que se hace. No todos los monitores se pueden calibrar con precisión, dependerá de los ajustes que tengan. Lo ideal sería que dispusieran de controles RGB para el punto negro y el punto blanco, pero sólo los profesionales disponen de ellos.

Les comentaré brevemente mi primera experiencia, utilizando mi televisor LCD. Primero calibré la entrada euro-conector, que es el que uso para ver la televisión, al espacio de color Pal EBU. El televisor es nuevo y ya se veía bastante bien (para ver la tele, cualquier televisor nuevo cumple perfectamente) pero después de calibrado mejoró, no espectacularmente, pero si de forma visible, por lo menos para mi: la curva de gamma quedo más plana y el color más equilibrado. Afortunadamente mi LCD dispone de un sencillo control de gamma y, sobretodo, balance de color.

Luego intenté calibrar la entrada HDMI, esta vez en Rec.709, para visionar trabajos de edición en HD. Si bien en la calibración anterior la fuente de los patrones de test fue un reproductor de DVD, en este caso la fuente sería la salida de segundo monitor del ordenador, configurada como monitor de vídeo en Premiere Pro. Con la pequeña experiencia adquirida pensé que ahora seria mas sencillo, pero me encontré con un resultado no esperado, desastroso. La lectura de pre-calibración ya fue rara, con valores fuera de rango, y el intento de calibración infructuoso: si bien mejoró la reproducción de color y la gamma, se quedaba muy lejos de lo aceptable. Véase el gráfico, que muestra el antes y después de la calibración (pre-post):
CalibrationSummaryDetailed
El problema estaba en los detalles, en el punto de partida: la configuración por defecto del televisor no estaba bien ajustada (algo bastante normal). En este caso la temperatura de color base resulto ser muy fría y el control de balance de color no bastaba para su corrección. El otro detalle importante era un ajuste incorrecto en el panel de control de Nvidia: el segundo monitor (mi televisor) estaba ajustado por defecto como RGB. Cambiándolo a Yrb y ajustando a ojo la temperatura base, la calibración posterior dió ya valores aceptables y mejoró en gran medida:
CalibrationSummaryDetailed
Bueno, esto es sólo el comienzo, queda mucho camino por recorrer, pero como primera experiencia ha sido muy positiva.

2 comentarios

  1. pedro

    siempre es un placer leer tus articulos, gracias por instruirnos

  2. Manuel

    En cuanto a los controles del monitor me olvide comentar que cada fabricante tiene su terminología, asi contraste (control de blanco) también se denomina ganancia (gain) y el brillo (control de negro) offset. La cosa se complica todavía más con las traducciones, así offset se convierte en desviación, por ejemplo. Todo un galimatías.

Leave a Reply