2 comentarios

Monitores para corrección de color de bajo coste (por debajo de 2000 €)

08pro_PDP_na_0128_1_1.aiA la hora de corregir el color uno de los elementos más importantes es un buen monitor, que sea lo más fiel posible. En el mercado encontramos varias opciones de contrastada calidad (basadas en señal SDI), pero generalmente son monitores muy caros, por encima de los 3.000 €, ¡y algunos muy por encima!. Afortunadamente para los que no llegamos a ese nivel otras opciones no tan caras se están abriendo paso, sobre todo aprovechando las posibilidades que brindan los dispositivos con conexión HDMI o el novísimo DisplayPort. Blackmagic,  Aja y Matrox disponen de varias tarjetas con salida HDMI, y la gama de tarjetas gráficas profesionales de Ati y Nvidia también incluyen DisplayPort. Ambas tecnologías actualmente disponen ya de salida a 10 bit.

Si bien los expertos todavía consideran que la tecnología de tubo es la que más se ajusta al estándar Rec.709 (el de HD), con mayor precisión en la reproducción del color y en los negros, es cierto que el futuro pertenece exclusivamente a las pantallas planas, ya que el tubo ha dejado de fabricarse. También los LCD y plasmas tienen sus ventajas, por ejemplo el ruido en las imágenes digitales o el grano en las fílmicas es más aparente, ayudando a mejorar su control, y su calidad de imagen ha mejorado notablemente, como muestran estos dos monitores.

Panasonic TH-42PF11UK Plasma Display.

Si se requiere una solución para monitoreado de HD de bajo coste esta pantalla parece ser la mejor opción. El monitor TH-42PF11UK de 42 pulgadas de la serie de pantallas de plasma profesionales de Panasonic es básicamente un monitor de visionado de HD, por lo que viene ya de base calibrado con el espacio de color Rec.709 (¡es 709 por definición!), y posee los controles necesarios para una calibración completa (control RGB tanto del punto negro como del blanco).

De serie dispone de entrada HDMI (aunque solo 8 bits) y componentes/RGB analógicos. Si se requiere otras entradas tiene varias opciones, entre ellas DVI-D y SDI tanto Dual Link como Single Link, pero la conexión SDI encarece bastante el producto.

Esta pantalla es un plasma y por tanto carece de las desventajas de los LCD para corrección de color de bajo precio: cortos ángulos de visionado (el color y la luz cambian si nos alejamos mucho de la perpendicular) y sobre todo sus “pobres” negros (hay que tener en cuenta que el LCD siempre tiene iluminación trasera, el llamado backlight, el LCD es una tecnología transmisora mientras que el plasma es emisora). Utilizando un LCD en una habitación con luz ambiente normal, el efecto de glowing black (o negros con resplandor) no es muy evidente, otra cosa es con los niveles de luz de un ambiente de corrección de color profesional.

Según comenta Mike Most (colorista y technologist americano) en reduser.net, prácticamente la mayoría de las empresas de postproducción del área de Los Angeles usan esta pantalla como monitor para corrección de color de alto nivel, en lo que se refiere a producciones para TV. Esto último es un dato importante, estamos hablando de corrección de HD, ¡ojo! para trabajos de Intermediación Digital (para posterior proyección en cine, por ejemplo) es mejor un proyector (un JVC RS20 es una buena solución de coste contenido) o un LCD de calidad con entrada SDI y calibración basada en LUT.

HP Dreamcolor LP2480zx.

Otra opción es la utilización de un monitor de ordenador. Pero no vale cualquiera, ya que un monitor de ordenador es un dispositivo para mostrar RGB a partir de la salida RGB de la gráfica de un ordenador, mientras que un monitor de vídeo esta diseñado para mostrar imágenes de vídeo según los estándares de vídeo. Si se quiere usar un monitor de ordenador, entonces hay que usar una LUT para forzar que el monitor de ordenador emule las características del dispositivo HD.

Viene esto a cuento porque HP publicita su monitor LCD Dreamcolor LP2480zx de 24 pulgadas como el sustituto de los monitores de tubo de estudio, y es el resultado de su colaboración con los estudios de animación DreamWorks. Entre sus principales características esta la de poder cambiar entre seis espacios de color para aplicaciones profesionales: sRGB, Adobe RGB, SMPTE-C, Rec.709/601, y la emulación del 95% del espacio de color de cine digital DCI-P3. Impresionante. En cuanto a entradas dispone de DisplayPort 1.1, HDMI 1.3, DVI-I, componentes, S-video, y vídeo compuesto.

Pero todo tiene su precio, y para su uso en aplicaciones de HD, que es lo que nos interesa aquí, es imprescindible suministrarle la señal en RGB y progresivo, si no el sofisticado sistema de administración de color de este monitor no funcionará. Esto limita claramente su uso como monitor de bajo coste para corrección de color de HD. Pero si encaja en tus necesidades, es un opción muy recomendable. Allan Tépper lo explica muy bien en un excelente artículo en provideocoalition.com.

Tuve la oportunidad de ver este monitor en El Colorado (empresa de corrección de color, Madrid) junto a un monitor SD de tubo de primer grado de Sony y la diferencia era realmente muy poca, tan poca que, según me comentaron, era el que generalmente usaban. En este caso para proporcionarle la señal utilizaban un conversor RGB desde la salida SDI del equipo.

2 comentarios

Leave a Reply