3 comentarios

Uso de Direct link para la corrección de color de un telefilme

Sello_SGCS6Para la finalización de una película para televisión (80 min) he usado la combinación de Premiere Pro con SpeedGrade mediante Direct Link. Y elegí esta combinación por dos motivos principales: se disponía de poco tiempo y la edición no estaba terminada del todo. O dicho de otro modo, en el poco tiempo que quedaba para la entrega del trabajo había que acabar la edición, hacer algunos trabajos de VFX y corregir el color, prácticamente todo al mismo tiempo. Parecía el mejor escenario para el uso de Direct Link, que se configuraba como una herramienta clave, el enlace directo entre edición y corrección de color, sin EDL, XML ni roundtrip, o sea sin conformado.

Si bien no había usado antes Direct Link en producción (todos mis trabajos los he hecho con SpeedGrade CS6, que usa el llamado modo nativo), sabía de los problemas que tenía, sobre todo del bajo rendimiento con máscaras. El equipo informático que se dispuso para el trabajo es potente, pero para mejorar el rendimiento se adquirió la tarjeta gráfica tope de gama de Nvidia, pero en la práctica la mejora fue poca, lo que indica que el problema no era la gráfica anterior sino más bien limitación de SpeedGrade.

El uso de Direct Link permitió que durante la primera semana se pudiese finalizar la edición mientras se trabajaba el color en los momentos que no se editaba, sin necesidad de roundtrip ni nada por el estilo. Además se hicieron cambios de edición justo hasta el último día, lo que permitió mejorar el proyecto, cosa que no hubiera sido posible con los métodos de trabajo tradicionales. En este sentido Direct Link es una herramienta fantástica.

Pero dadas las limitaciones actuales de Direct Link me encontré con varios problemas:

– Con máscaras rectangulares el rendimiento es bueno, pero si son circulares es realmente malo, incluso peor cuanto más suave es la máscara. Esto es un gran hándicap en cuanto que es uno de los elementos claves para una buena corrección de color. Tuve que bajar la resolución de reproducción en Premiere hasta un 1/8 para poder reproducir de forma aceptable (pero aún así con saltos) cuando el clip usaba máscaras suaves. Era tanto el tiempo que perdía con estas máscaras que decidí dejarlas para el final, cuando estuviese hecho ya una primera corrección general y sobretodo acabada la edición.

– Como en Direct Link solo se puede usar el Layer Stack, un problema bien gordo fue copiar correcciones entre planos cuando se quería hacer una corrección posterior a la primera, usando para ello una nueva capa en el Layer Stack. Simplemente era imposible, pues solo se puede copiar el Layer Stack entero, no capas individuales, y al pegar se sustituye la corrección anterior. Así que cuando el director o el productor quería que corrigiese una secuencia ya hecha, era un problema llevarlo a cabo dado el poco tiempo disponible. Lo que se solucionaba simplemente con un copiar y añadir, había que hacerlo a ojo o manualmente, plano a plano, con la consiguiente pérdida de tiempo.

Bien es verdad que se pueden crear capas de ajuste en Premiere Pro para este tipo de situaciones, pero con un proyecto sin editar del todo estas capas eran más un estorbo que una solución, así que desestimé su uso. Solo al final, como explicaré, me vi obligado a usarlas.

– Otra gran limitación son los keyframes. Si ya de por si el sistema de keyframes de SpeedGrade es muy limitado, con Direct Link es todavía peor, pues el Layer Stack solo permite keyframes para una mascara o una corrección. Punto. De esto me di cuenta tarde, y resultó un quebradero de cabeza pues no entendía porque tenia problemas con algunos planos (los cuales cambiaban de color sin saber por qué) hasta que caí en la cuenta. Lo mismo con las máscaras, se pueden usar varias por Layer Stack pero solo una se puede animar.

– Un gran problema de esta limitación de los keyframes se produjo cuando hacia el final del trabajo usé el efecto Sharpen para aumentar la definición en varios planos. En los planos con keyframes el efecto solo actuaba hasta encontrar el primer keyframe, después sencillamente desaparecía del Layer Stack. Menos mal que ya la edición estaba finalizada y entonces pude usar algunas capas de ajuste.

– Al final incluso moderé el uso de máscaras para mejorar el color, descartando las que no añadían una mejora significativa. Era tan pobre el rendimiento de reproducción que se perdía demasiado tiempo al usarlas. Y había que entregar el trabajo a tiempo. Así que tuve que sacrificar algo la calidad.

El resultado final es que si bien Direct Link es una gran idea, tal como está ahora no es usable en producción, y una vez finalizado el trabajo puedo decir que no pienso usarlo más. Por lo menos en su estado actual, que parece vamos a tener que sufrir durante mucho tiempo, pues la nueva versión 8 de SpeedGrade (presentada en este NAB) no mejora ninguna de las grandes limitaciones que tiene: pobre rendimiento con máscaras, falta de copia-pega eficiente y pésimo sistema de keyframes.

Como pueden ver la experiencia no fue buena. Si bien Direct Link permitió editar el proyecto hasta el último momento, lo que fue de gran ayuda, en el cómputo general pesan más sus aspectos negativos. Una pena que una gran idea esté tan mal implementada, y que además no se haga nada para mejorarla.

Esto último me tiene extrañado, por cuanto es evidente que es la única oportunidad de SpeedGrade de hacerse un hueco en este mercado. Vender en el reciente NAB como novedad destacada la incorporación de un vectorscopio YUV (con gratícula) da idea de la situación en que se encuentra el desarrollo de SpeedGrade. Mucha gente cree que SpeedGrade tiene potencial para conseguir un trozo del pastel, yo también lo creo, pero no basta con las buenas intenciones. Se requieren hechos y estos van es su contra.

3 comentarios

  1. Muy acertado Manuel.

    Pienso exactamente igual y creo que muchos de los usuarios seguimos dando oportunidades a SG forzando “la máquina” en muchas ocasiones. Que conste que sigo confiando en este “software”, pero desde que ha pasado a manos de Adobe no hago más que llevarme disgustos.

    Sigo pensando que están cometiendo el mismo error que Apple con Apple Color 1.5, cerrarse “cuasi” a sólo programa de edición es un error sin recibir el programa en sí mismo mejoras excepto cuatro detalles.

    Un saludo.

  2. Manolo

    Hola Miguel. Es que la sombra de DaVinci Resolve es muy alargada: ¿quien puede competir de tu a tu con la versión Lite de Resolve grátis? Hay que ser realistas, y no hablo de tirar la toalla, sino de buscar un asidero a partir del cual evolucionar y crecer. Y ese es Direct Link y la eliminación del conformado. En esto estoy de acuerdo con Adobe.
    El problema para mi es que una vez establecida la apuesta, no se hagan los esfuerzos necesarios para que llegue a buen puerto. Claro que tampoco ayuda que los nuevos usuarios, que nunca han usado SpeedGrade en modo nativo, vean de lo mas normal el pobre rendimiento y las limitaciones actuales de Direct Link. Te puedes quejar cuando pierdes, pero no cuando ganas.

  3. Pingback: SpeedGrade, ¿crónica de una muerte anunciada? | digitalfrozen

Leave a Reply