8 comentarios

Direct Link, la vía directa entre Premiere Pro y SpeedGrade

Adobe_Creative_Cloud_logotype_with_mnemonic_RGB_verticalYa está disponible la actualización de octubre de las aplicaciones de vídeo de Adobe, bajo la denominación de Creative Cloud 7.1, justo a tiempo para no perder su nombre, pues se retrasaron desde la fecha prevista del 15 de octubre. En una entrada anterior ya expliqué sus novedades más importantes. En esta hablaremos principalmente de Direct Link, el enlace directo entre Premiere Pro y SpeedGrade.

Para mi sin duda alguna Direct Link es la gran novedad del update, por fin un método sencillo de comunicación entre ambos programas, pues ahora SpeedGrade puede abrir proyectos de Premiere Pro y las correcciones de SpeedGrade se reflejan en Premiere Pro mediante el efecto Lumetri aplicado en cada clip corregido. Su mecánica es muy sencilla: con Premiere Pro abierto solo basta seleccionar la opción Direct Link to Adobe SpeedGrade… del menú File para que nos pregunte si queremos guardar el proyecto y abrirlo en SpeedGrade. Tras aceptar, Premiere Pro cerrará el proyecto para a continuación arrancar SpeedGrade (mientras tanto podemos cerrar Premiere Pro o dejarlo abierto en segundo plano). Una vez ya en SpeedGrade solo tenemos que seleccionar la secuencia que queremos abrir. Eso es todo, realmente sencillo. Una vez hechas las correcciones, hay que pulsar en el botón Direct Link to Adobe Premiere Pro para que se nos pida de nuevo confirmación de guardar el proyecto y abrirlo en Premiere Pro. Ahora sucederá lo contrario, pues se cierra el proyecto en SpeedGrade y éste se queda en segundo plano mientras Premiere Pro lo vuelve a abrir.

Imagen general del nuevo timeline con Direct Link

Imagen general del nuevo timeline con Direct Link

El proceso es recíproco, pues si primero abrimos con SpeedGrade un proyecto de Premiere Pro, basta usar Direct Link para que arranque Premiere Pro y abra el proyecto. Lo que no puede hacer Premiere Pro es abrir un proyecto nativo de SpeedGrade. La mecánica parece robusta, pues no he tenido error alguno en estos días de prueba con Direct Link. Si bien ambos programas pueden quedar abiertos simultáneamente, en maquinas con poca memoria ram lo mejor será cerrar el programa que no esté en uso, pues como ya comenté Direct Link solo consiste en que ahora SpeedGrade puede abrir y guardar proyectos de Premiere Pro.

Los cuadros de diálogo que intervienen en el proceso. Observese el nuevo icono en SpeedGrade.

Los cuadros de diálogo que intervienen en el proceso. Observese el nuevo icono en SpeedGrade.

Además de esta sencillez de uso e integración con Premiere Pro, la otra gran ventaja de Direct Link es permitir a SpeedGrade tener acceso a todos los formatos que Premiere Pro puede abrir (la única excepción son los ficheros de la F65 de Sony). Hay que recalcar que siempre mediante el uso de Direct Link, pues de forma nativa se mantiene la limitada oferta de formatos ya conocida. Con Direct Link SpeedGrade usa el Mercury Playback Engine de Premiere Pro, basado en Cuda y OpenCL (dependiendo si la tarjeta gráfica es de nVidia o AMD). Por supuesto se mantiene el motor nativo, el Lumetri Deep Color Engine, éste basado en OpenGL, pero ambos no pueden trabajar de forma simultanea.

Hasta aquí las ventajas, vayamos ahora con los inconvenientes. Hay que decir que ésta es, digamos, la primera versión de Direct Link.

Lo primero que se observa es que el rendimiento deja mucho que desear, sobre todo cuando se usan máscaras, entonces es realmente deficiente. Se ve que hay que depurar mucho todavía hasta conseguir un rendimiento óptimo. En modo nativo con el Lumetri Deep Engine se pueden usar correcciones complejas con varias capas y mascaras y el rendimiento es excepcional,  con reproducción en tiempo real por regla general. Con Direct Link el material de prueba que usé (Cineform avi y algún ProRes) se reproduce sin ningún tipo de corrección aplicada a unos 18 fps, pero con una sola máscara bajaba a 3-4 fps. Y con AVCHD va a trompicones. Por el contrario, en Premiere Pro el material se reproduce de forma fluida, incluso con la corrección aplicada, excepto los clips con máscaras, pero nunca tan mal como en SpeedGrade.

Lo segundo es que en modo Direct Link no funcionan muchas propiedades de SpeedGrade, en realidad los únicos paneles accesibles son Look, Snapshots y Masks. No podemos usar capas de corrección en el timeline, ni capas Pan&Scan, ni dissolves, etc, todo lo que tiene que ver con el timeline no se puede usar, pues el timeline está congelado.

Las opciones y paneles señalados no estan disponibles con Direct Link.

Las opciones y paneles señalados no estan disponibles con Direct Link.

Al no estar disponibles los paneles de Timeline y Clip se imposibilita el usar LUTs para calibración del monitor, importante en entornos profesionales de color grading, donde es muy común, ni tampoco acceder a los controles del material raw, esencial para un óptimo proceso de corrección de color con este material, ni cambiar el espacio de trabajo. Como he comentado, propiedades esenciales en entornos profesionales de color grading. Afortunadamente los controles de múltiples pantallas son accesibles mediante los iconos del monitor y los atajos de teclado, aunque su panel esté bloqueado. Y por supuesto no podemos exportar el trabajo desde SpeedGrade, tenemos que volver a Premiere Pro para ello. En fin, demasiadas limitaciones.

Otro problema, relacionado con esta primera implantación, son los bugs que tiene, algunos muy evidentes, como por ejemplo que en Direct Link funcionan los keyframes creados a mano, pero no toma en cuenta los creados por el tracker de máscaras, y si el clip esta aumentado o reencuadrado en Premiere Pro, la máscara y el efecto de su aplicación quedan descuadrados.

El efecto de actuar sobre la gamma está desplazado del dibujo de la máscara.

El efecto de la corrección sobre la gamma está desplazado del dibujo de la máscara.

Con la actual implementación de Direct Link el trabajo se asemeja a usar un plugin como Colorista II en Premiere Pro. Repliqué un pequeño trabajo de dos minutos que había hecho con Colorista usando Direct Link, y salvando las diferencias de herramientas el proceso fue bastante similar. Armado con un  poco de paciencia (pues estaba mal acostumbrado) fui capar de acabar el trabajo. Y tengo que decir que de forma satisfactoria, pues el proceso es fiable, si exceptuamos los bugs reseñados.

Creo que Direct Link es una buena idea, pero no en su estado actual. Después de ver como lo vendía Adobe esperaba un comportamiento mucho mejor, pero ahora mismo estoy decepcionado. Pero estoy seguro que el único trabajo de los ingenieros durante los próximos meses será pulir la herramienta hasta conseguir un rendimiento adecuado, sobretodo en Mac OSX donde ahora mismo no hay soporte de GPU alguno, situación realmente grave, más si tenemos en cuenta la cercana salida del nuevo MacPro y su doble GPU de serie. Por tanto, hasta que no mejore el rendimiento y se eliminen las principales limitaciones, opino que es una buena idea mal resuelta.

Seguramente los usuarios típicos de Premiere Pro verán con buenos ojos Direct Link, dada su facilidad de uso, y estarán bastante satisfechos, usuarios que antes veían como un bicho raro a SpeedGrade y sus particularidades. No hay que olvidar que SpeedGrade bajo Iridas fue una aplicación de color grading de alto nivel, por su alto rendimiento, sus novedosas tecnologías punteras como el debayering raw por GPU o sus avanzadas herramientas 3D estereoscópico. Por si solo costaba unas quince veces más que toda la suite creativa de Adobe. En ese nicho de mercado era habitual el conformado mediante EDL y el uso casi exclusivo de ficheros DPX, si el material era de origen fílmico, y raw de cámaras como Red One o Arri Alexa. Pero los tiempos cambian y ahora SpeedGrade tiene que dar servicio a otra clientela más amplia.

Por supuesto podemos usar SpeedGrade de forma nativa, pues su rendimiento usando el motor Lumetri sigue intacto, y seguramente así es como lo seguiré usando. Pero es una pena pues el trabajo durante este tiempo bajo Adobe se ha centrado casi exclusivamente en una nueva interficie y en Direct Link, lo que ha significado perder comba con la competencia, y ya sabemos el ritmo al que va la competencia. No olvidemos que SpeedGrade continua con carencias importantes, sin herramientas HLS y con un tracker primitivo y lento.

Por último hay que señalar que ahora también tenemos una lista con las GPU soportadas en la raíz de la carpeta de instalación, común con Premiere, Media Encoder y Prelude. Si tienes una GPU capaz para el Mercury pero no está oficialmente soportada, como es mi caso con una GTX 560 Ti, mejor modifica el fichero o simplemente elimínalo.

¿Y tu que opinas sobre Direct Link, crees que Adobe va en la dirección correcta? Como siempre tus comentarios seran bienvenidos. Más información en el blog oficial de Speedgrade.

8 comentarios

  1. Pingback: Speedgrade CC 7.1: Un “update” para editores… | Miguel Cobo

Leave a Reply