digitalfrozen

Una mirada al mundo de la Postproducción e Intermediación Digital

SpeedGrade CS6: primeras impresiones

| 8 Comentarios

He probado durante varios días el nuevo software de color grading de Adobe, aunque viejo conocido en el sector. Ya lo había testado en 2009, cuando este tipo de programas estaba al alcance de muy pocos, pero en este corto periodo de tiempo el sector ha cambiado mucho, en parte debido a la irrupción de Blackmagic Design en el mercado del color grading con su remozado DaVinci Resolve, primero para OSX y ahora también para Windows.

La nueva situación del mercado ha obligado a mover ficha a los demás contendientes, así Assimilate bajo los precios de Scratch (con nueva versión para OSX), Baselight ha lanzado un plugin para Final Cut Pro 7 (que ha llegado tarde) y Nuke (próximamente también para Avid Media Composer), e incluso Autodesk anuncia cambios en Smoke con mejoras en los apartados de ingesta, edición y efectos con bajada de precio. Iridas también bajo precios, pero pareció que se quedo en terreno de nadie, con tecnologías interesantes pero aislada en un sector que demanda mayor interoperatividad junto con menores costes. Adobe también necesitaba una solución de color grading para potenciar su suite de vídeo, así que su anuncio de adquisición de las tecnologías de Iridas en el IBC de 2011, aunque inesperado, se tomo con mucha naturalidad, pues ambos salían ganando, Adobe al aumentar su arsenal de herramientas y mejorar su posicionamiento en el sector e Iridas el acceso a un mayor número de usuarios y el paraguas necesario para poder desarrollar sus prometedoras tecnologías.
                                                La interficie general del nuevo Speedgrade CS6.

Pues bien, seis meses después ya tenemos Adobe SpeedGrade CS6 como nuevo miembro de la Creative Suite. En esto corto periodo de tiempo dos son los cambios significativos sobre el antiguo SpeedGrade: un nuevo interfaz gráfico y el nuevo motor de corrección de color Lumetri. El cambio de interficie era necesario, y si bien no es la tradicional de Adobe, ha mejorado sustancialmente aunque todavía necesita un poco más de orden. Ha ganado muchos iconos y tool tips y se ha traducido a varios idiomas (español entre ellos), facilitando su manejo, pero por el camino ha perdido su facilidad para trabajar en una única pantalla, pues la disposición de los nuevos paneles de grading dejan menor espacio para mostrar la imagen, aunque afortunadamente Speedgrade permite trabajar con doble pantalla de forma sencilla. El otro gran cambio no es visible, es su nuevo motor interno de color de 32 bits en coma flotante Lumetri. Mientras otros softwares están limitados a 16 bit por color, Lumetri realiza todos los cálculos de color con esta mayor profundidad, y lo que es más importante sin pérdida o redondeo al utilizar varias capas y correcciones.

Y aquí se acaban las grandes novedades. No ha sido posible mejorar la interacción entre los miembros de la suite, con concreto con Premiere Pro. A éste se le ha añadido el comando “Send to SpeedGrade”, que genera un render de la linea de tiempos en secuencia de ficheros DPX y crea un proyecto para SG (en formato XML de Iridas), pero nada más, por lo que se mantiene la tradicional EDL como el método más versátil de conformar material en SpeedGrade. De momento opciones como Dynamic Link tendrán que esperar a la siguiente versión. Es posible que algunos usuarios se quejen de ello al no estar acostumbrados a conformar mediante EDLs.

     Notese a la izquierda el nuevo panel multicapa, donde el segundo primario hace uso de una máscara.

Para aquello que no hayan tenido la oportunidad de trabajar con SpeedGrade debo decir que es un corrector competente que con el hardware adecuado se desempeña siempre en tiempo real. Su filosofía no es nodal como Resolve, sino mediante capas, pero al tradicional timeline con varias capas de corrección de color se ha añadido una opción multicapa dentro de la misma capa o clip, simplificando el trabajo en la linea de tiempos. Para entendernos, las capas en la linea de tiempos pueden actuar sobre un único clips o extenderse a varios, o a todo el timeline, cosa que no es posible con las capas de clip que solo actúan sobre ese clip y que no tienen presencia en la linea de tiempos. Parece un poco complicado pero en la practica no lo es. Se pueden así enlazar complejas correcciones que el motor Lumetri calcula como si fueran una sola. Las herramientas de corrección disponibles están muy bien diseñadas, pues con cada corrección primaria se dispone también de opciones para trabajar de forma restringida en sombras, medios y luces, proporcionando mayor precisión en la corrección. Es de destacar el modo “superficie de bolas virtual” (virtual trackball) que permite usar el ratón como si de una bola se tratará, muy eficiente.

Si hay una característica de Speedgrade que me gusta sobremanera es la reproducción en tiempo real de varias partes del timeline simultáneamente, incluso de varios timelines al mismo tiempo. Así, por ejemplo, podemos comparar dos secuencias del mismo trabajo o la misma secuencia con dos correcciones distintas. Se pueden visualizar hasta nueve ventanas distintas, aunque solo he probado con cuatro. El resultado es espectacular, se diría que hasta circense, poder ver cuatro correcciones al mismo tiempo.
                      Aquí podemos ver la reproducción de dos clips distintos mediante dos playheads.

En el trabajo real con la corrección de un cortometraje, Speedgrade se mostró muy consistente y rápido, pues permite el copiado de correcciones entre planos de la misma toma con solo pulsar una de las teclas del teclado numérico. Si luego se decide hacer una corrección general a la secuencia (como dar más densidad, desaturar o subir el nivel de negros, por ejemplo) solo se necesita una capa que actue sobre la secuencia. En general la impresión ha sido muy buena. Como base he usado una secuencia de DPXs a 10 bits (1920*1080), en una maquina con tarjeta Quadro 4000 y un RAID-5. La verdad es que no eran correcciones muy complicadas, en general varios primarios, máscaras en todos los planos, algunos secundarios, muchos planos con corrección de base mediante LUT y por encima de todo una corrección general mediante LUT para pasar a blanco y negro. Con lo dicho la reproducción siempre fue en tiempo real.

Pero se necesita mejorar varias facetas del programa, algunas de forma muy evidente, que se arrastran desde versiones anteriores. Su arsenal de herramientas de corrección de color es limitado, pues no dispone de curvas y la manipulación de valores HLS debe hacerse mediante secundarios. No hay disponible una herramienta de comparación entre planos, una ausencia muy importante (en su defecto se puede utilizar una segunda linea de reproducción (playhead) bloqueada). Otra limitación es una única máscara por clip o capa; se pueden usar varias capas para disponer de más máscaras, pero no hay interacción entre ellas (como operaciones boleanas). Los secundarios no disponen de soft matte ni de corrección de gamma, y solo se dispone de cualificación HSL.

Pero si hay algo me me disgusta es el sistema de keyframes, muy básico y aunque parezca una paradoja complicado. Lo he usado para animar máscaras y si se trata de máscaras sencillas como un circulo o un cuadrado solo hay que pulsar sobre el botón de keyframe en la posición inicial y también en la final, pero en este caso dos veces, pues si no se crea un hold key (en la terminología de After Effects), cuando lo normal sería crear un key de animación y el hold ser solo una opción. Pero una vez establecidos los keys ya no permite modificar por ejemplo la suavidad de la máscara, pues solo hay un key para todo, hay que volver a crearlos. Pero cuando intenté animar una máscara irregular creada mediante puntos, me fue imposible hacerlo de forma fluida, al final tuve que desistir. El tracker de máscaras necesita mejoras, funciona correctamente, pero no sigue los cambios de tamaño ni las rotaciones, limitando su uso. Y como en el caso anterior hay que volver a hacer el tracking si se quiere modificar el suavizado de la mascara, por ejemplo.

Por supuesto el programa dispone de un completo control sobre la reproducción del color: LUTs tanto de entrada como de visualización, herramientas de matriz de color, conversión entre espacios de color, etc, así como de filtros tipo bleach bypass, noche americana, Technicolor 3-strip, etc, y efectos como blur o sharpen. También tiene robustas herramientas de estereoscopia, que solo nombro ya que no las he probado. En cuanto a su soporte de formatos, su fuerte son los ficheros raw, ya que soporta casi cualquier cámara del mercado (R3D, Arriraw, cinemaDNG, Phantom, Weisscam, etc) y las secuencias de DPX, TIFF y OpenEXR, lo habitual en este sector. Y como ficheros de vídeo solo Quicktime y AVI en algunos formatos sin compresión de Blackmagic o AJA. Otros formatos como Mpeg o AVCHD deben ser transcodificados mediante otras herramientas como Premiere Pro o Adobe Media Encoder. Y como hardware de salida se dispone de la segunda pantalla de la tarjeta gráfica (Las Quadro están certificadas) o la tarjeta SDI de Nvidia. En esta primera versión el soporte de superficies queda limitado a los paneles CP200 y Wave de Tangent Devices.

El aspecto del nuevo timeline

En comparación con Davinci Resolve no puedo dar una opinión, pues aunque tengo instalado la versión Lite prácticamente no la he usado. El tracker de Resolve es claramente superior, Resolve tiene más herramientas de corrección, y el desarrollo que esta teniendo bajo Blackmagic es espectacular, seguro que veremos interesantes comparativas dentro de poco.

Como primera versión le doy un notable, ya que en el poco tiempo disponible entre la adquisición y el lanzamiento bastante se ha hecho. Ya una vez presentada el equipo de desarrollo tiene por delante un año hasta la próxima versión y seguro se resolverán muchas de sus carencias. Por lo pronto satisface mis necesidades actuales, y de momento algunas de sus limitaciones las puedo suplir al disponer también de otras herramientas en la Suite de Adobe.

8 Comentarios

  1. Pingback: Iridas… Adobe Speedgrade | Miguel Cobo

  2. Manuel, me alegro que hayas podido testarlo tan pronto y muchas gracias por compartir tu experiencia.

    un abrazo, @IAmColorist

  3. Buen análisis, parece que hay mucha competencia actualmente en este sector, pero analizando un poco los paquetes me da la impresion de que Smoke se ha vuelto el mas completo, ya que es un gran editor y con las nuevas herramientas de flame (creo que tiene alrededor del 80%, eso me lleva a pensar ¿Smoke>Flame?) creo que podria rivalizar en varios campos simultaneamente, tanto con AE como con Resolve o Speedgrade.. ya veremos que pasa :D

  4. He modificado la entrada pues al final no hay integración de Lustre en Smoke, parece que continua con las herramientas de color ya conocidas, que a decir de los entendidos no están a la altura de los programas especificos para color grading como Resolve o Speedgrade. Eso si, su fuerte parece la finalización con el añadido de mucha de la potencia de Flame.

  5. Muchas gracias por tus primeras impresiones sobre speedgrade, yo era un software que no lo conocia. El que he utilizado cuando trabajaba en Final Cut pro era el Color. Pero desde hace ya unos años estoy encantado trabajando con Premiere ya que trabajaba muchas cosas en After Effects y era mas rápido el trabajo, y le echaba en falta algo así.

  6. Hola Manuel. Saludos desde Venezuela. Trabajo en plataforma Final Cut y ahora recientemente en Final Cut X, no conocía el Speedgrade. Se ve prometedor. Lo probaremos bajo tu tutoría. Un abrazo.

  7. Hola Rubén. Ya he hecho un par de trabajos con SpeedGrade y con el hardware adecuado (imprescindible una Nvidia potente) se comporta más que bien, sólido y sobretodo rápido. Todavía tiene algunos problemas, como al trabajar con pantalla dual, donde decae el rendimiento a veces si y a veces no, asi como la falta de un manual, necesario si se le quiere sacar todo el partido.

    Un abrazo.

  8. Pingback: Etalonaje en Premiere

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.